Posts etiquetados ‘paro nacional’

Screen Shot 2013-08-29 at 11.10.18 PM“Como las estaciones, nuestra primavera fue maravillosa pero el verano se ha acabado y perdimos el otoño y ahora de repente hace frio” Una línea de diálogo, por cierto muy mediocre, de Natalie Portman en Paris Te amo. Hablar de primaveras, de estaciones, como metáforas del amor, esta muy bien en el contexto de Paris, de un romance entre una actriz norteamericana y un joven parisino.

Desde Mayo del 68, los periodistas empezaron a utilizar la palabra “primavera” para referirse a la emergencia de movimientos sociales espontáneos,  como aquel que en Paris tumbó el Gobierno de Charles De Gaulle y que coincidió con el més de mayo y el florecimiento de los cerezos. Pero la protesta, en términos poéticos, no tiene nada  de primaveral. La figura retórica es muy mala, típica de periodistas ingenuos.

Yo estuve en otra primavera, la de Madrid del 2011, el 11M , en ese tórrido marzo. Les puedo decir que a los pocos meses, los españoles, en mayoría absoluta, votaron por Mariano Rajoy, representante de un partido corrupto y neoliberal.  Los periodistas hablaron de primavera Arabe con gran expectación. Lo que sucedió en Egipto, para citar un caso,  fue  un triste relevo de tiranos. La primavera acabó con la muerta de más de 500 manifestantes hace unos días

Sin embargo las metáforas climáticas abundan. Hoy nuestro presidente comparó al país con un Barco que atraviesa una Tormenta, refiriéndose al Paro campesino y prometió al país devolverle al barco su rumbo, proclamándose capitán de la Patri.a. La calidad de los discursos presidenciales ha decrecido con el tiempo. En Colombia no hay estaciones (aunque haya festival de verano) y el país no es un barco, ni el paro es una tormenta.

El paro es lo que es: el grito justo (todo grito lo es) expresión de ira, frustración e impotencia: es una protesta tardía y en cierto sentido inútil. Brillante hubiera sido un levantamiento popular que presionara al Congreso a votar en contra del TLC hace unos 4 años.  Julio Florez, mi abuelo poético, decía: “Todo nos llega tarde, hasta la muerte”

Lo único que es real, que no acepta metáforas, que lo atraviesa todo, es que Colombia, país que Gabo bautizo de la Guayaba, William Ospina de la Canela, Alvaro Mutis de la Panela, es también el Pais del hambre.  Conozco colombianos trabajadores que se acuestan con el filo de la inanición clavado en la costilla. ¿Saben lo que es acostarse con hambre todos los días? En el país de la diversidad, de las frutas, de las tierras fértiles, el hambre es la realidad que lo permea todo. El campo colombiano,  ese campo en donde el gran poeta Aurelio Arturo cantó “El verde es de todos los colores” es un campo de enormes posibilidades y su generosa abundancia, bendecida por rios fecundos, debería saciar el hambre de nuestros hombres, niños mujeres y ancianos.  Lo irónico es que siendo un país con tanto potencial para producir comida, haya  tantos niños desnutridos.

Imagino a Colombia como una maquina de producir Alimento. El campo sería una fuente de empleo. Imagino a Colombia dando sopa y seco a los Colombianos, y al mundo.

Anuncios

De Boyacá en los campos
Con cada espiga un héroe……

Screen Shot 2013-08-23 at 8.49.10 AMCuarto día del Paro Nacional Campesino, qué puede decir un ratón de ciudad, como yo, saboreando el queso que logré arrancarle al letal mata-ratas que algun día se quedará con mi cabeza. Como en la Fábula de Esopo, vivo rodeado de  sabores y olores artificiales de yucas. platanos y  papas de plástico. Rodeado también de amenazas invisibles, me espera la enfermedad y la lenta  deformación de mis genes.

Al ratón de ciudad le tienden trampas, como el salario, como el jornal, como la propiedad horizontal.  A veces no quiero ser un ratón en esta ciudad.

De mi barrio de obreros en corbata, qué lejos queda todo, qué lejos Tunja, qué lejos Duitama, qué inverosimil el Catatumbo. Para mis vecinos el alimento es lo que  encuentran en los frigoríficos del Carulla  y no la lucha de los hombres entre la lluvia y las cosechas. Para sus hijos es más real la papa con forma de dedo del MacDonalds que el tubérculo que las manos de un hombre arrancó de la tierra.

El campesino colombiano no sólo tiene que conjurar la sequía o el mal tiempo. La plaga más terrible que lo amenaza es la de millones de ratones de ciudad y las ratas que los gobiernan