Archivos de la categoría ‘Las cosas como son (textos lisérgicos sobre el mundo)’

Transmilenio: Empresa de Transporte del tercer milenio (o del tercer mundo) es una solución barata devenida en costosa pesadilla, perpetrada por el Burgomaestre Peñalosa en 1998, basada en el esquema exitoso de Curitiba, Brasil.  La Capital del Paraná, además de tener 7  veces menos población cuenta con vías 70  veces más grandes  y 700 veces mejores.  Sin mencionar que antes de construir el Sistema de Autobuses de tránsito rápido, como suele llamársele a este Metro de consoloación, la ciudad brasileña  ya contaba con un sistema integrado en donde los buses regulares servirían de conectores con los articulados.

En Bogotá cambiamos el caos anterior por uno nuevo, lo uniformamos de rojo, le pusimos un nombre impresionante y lo concedimos a  empresas privadas. Expulsamos a los “Cebolleros” de la Troncal de la Caracas para poner a circular esos buses gigantes, que parecen coágulos de sangre corriendo por las arterías agrietadas de esta  furiosa Ciudad. A diferencia de Curitiba, la capital de Colombia tiene 10 millones de habitantes, el 60% de sus vias en mal estado y libra una guerra casi tan cruenta como el conflicto armado: la guerra del centavo entre buses, busetas y taxistas.

Aunque se ven relucientes en lScreen Shot 2013-08-14 at 1.39.30 AMos videos de promoción turística,  sólo hay que mirar por una de las ventanas de un transmilenio en hora pico ( y no pico también) para descubrir la imagen del horror,  cientos de rostros apretados, cuerpos amontonados como bultos, apretujamiento continuo.

La gente se desplaza en la ciudad por una razón incómoda: ir al trabajo. Esto en Bogotá significa  calentar el puesto 10 horas a cambio del miserable salario que incluye, irónicamente un “subsidio de transporte” Si el transporte de los bogotanos es esta máquina rodante de apiñamiento humano llamada Transmilenio, ese subsidio debería ser millonario pues tendría que compensar al ciudadano por la violación flagrante de derechos humanos que significa ingresar al sistema. Además de viajar para realizar tareas desagradables en oficinas, fábricas  y supermercados, los bogotanos debemos soportar el maltrato silencioso dentro de un autobus.

Screen Shot 2013-08-14 at 1.42.12 AMDesde que uno pisa las escaleras metálicas de cualquier estación esta entrando a un territorio anterior a la Constitución del 91, un no-lugar de “tránsito rápido” donde no hay derechos, donde no hay ciudadanía ni individuo.

No entiendo cómo los miembros del movimiento “anti-maltrato” animal viajan en este sistema de maltrato humano, menos confortable que los vehículos de ganado o aves, sin protestar airadamente.  No entiendo cómo con tantos atropellos, abusos sexuales, robos, vejaciones ocurridos entre millones de condenados a penar 2 horas diarias en el TM (es decir 15 años de una vida promedio) el procurador Ordoñez, el Magistrado Palacio, el Congresista Cristo no se han pronunciado sobre algo evidente: Transmilenio viola sistemáticamente todos los derechos ciudadanos consagrados en la Constitución.

Como en este país se violan los derechos amen de los resultados,  sea cual sea el medio para llegar a ellos, Transmilenio recorre con impunidad las calles de la CIudad. La Jimenez, El Dorado, La caracas, La Suba, son testigos del rapto de nuestra dignidad, el precio de haber vendido el alma de la Ciudad Moderna (la que deberíamos ser) a cambio de embutir de forma barata 40.000 cuerpos de pasajeros y moverlos como morcilla o chorizo de un lado al otro cada hora en cada sentido.

Y cómo ajusticiar a Peñalosa?  Someterlo a salir de la Estación Calle 100 a las 6 de la tarde. A qué se te caería esa sonrisita Enrique.

Anuncios

No me pregunten por dónde entró, pero desde hace unos días una avispa aletea dentro de mi MacBook. Busqué en foros de preguntas y respuestas y no hay antecedentes similares. Alguien relató la ingesta accidental de un insecto durante un bostezo, la criatura invadió por semanas el cuerpo del individuo que asumió con solidaridad la incorporación del intruso. Sólo que de vez en cuando, sobre todo cuando hacía el amor o estaba viendo una película en Francés, sentía el zumbido inoportuno de la avispa.

Pero mi caso no esta documentado. Cuando estoy escribiendo la avispa empieza a jugar con el cobre del procesador, y a producir ese sonido. Dicen que en el Mac no entran Virus pero al parecer sí quejumbrosos insectos Ayuda!Imagen

Hace 8 años quise hacerme a unos cuantos enemigos.  No se si lo logré.  Mientras estuve lejos del CIne Colombiano pude limpiar mi Karma, tras haber esparcido con alevosía un poco de ponzoña sobre mis colegas.

Screen Shot 2013-08-05 at 9.33.34 PM

Pero el veneno,  qué necesario es!  Un poco mezclado en la harina (levadura) hace posible el milagro del pan. Qué importante es inocular en la sociedad pequeñas dosis inofensivas de enfermedad, de neurosis, de blasfemia, para que esta reaccione y genere sus defensas. Esa fue la crítica que aprendí a escribir de la pluma afilada de Juan Diego Caicedo

Con mi artículo “Momentos del movimiento (?) cinematográfico en Colombia” (2005) publicado por la Universal Central, no quise hacer de historiador riguroso, tampoco de crítico audaz o elogioso Más bien me dispuse a inyectar veneno en las “pompis” de cineastas, realizadores, productores, espectadores de cine, con especial cuidado en aquellos que empezaban, como yo, a asomar la cabeza en la superficie del cine nacional, con la  “Ley del Cine” que acababa de salir del horno infernal del Congreso, por aquellos días en que Salvatore Mancuso exponía sus dotes de orador en el Capitolio.

Por su puesto no guardé respeto alguno por la Ley del Cine, emanación del “Monstruo de tres cabezas” de la cinematografía nacional,   a saber: Sobreprecio, (70.s) Focine (80.s), Proimágenes en Movimiento (90.s y actualidad).

Me han dicho algunos amigos que en estos 8 año se han hecho “unas cuantas buenas películas” y que hay para todos los gustos. Es posible que le de una continuación a mi artículo de entonces y tenga que sacar  jeringas nuevas e introducir un poco de  bebedizo en los públicos mansos.

El texto del 2005 termina con una invitación libertaria:

“Las Leyes no son perfectas, tienen la forma del hombre, pero al fin y al cabo siempre será posible hacer Cine fuera de la ley”

Screen Shot 2013-07-29 at 12.02.00 PM

Usted acaba de entrar a un Bar que exige cierta desnudez del lector o el visitante. Además de tener descubierto los ojos debe desprenderse de zapatos.

Como esta en internet sería un bar.co es decir un Bar en el Mar o un Barco en la Nube.

Si los juegos de palabras no son de su agrado, no hace falta que se quite las botas, váyase de una vez!

Desde que frecuento las casas de mis amigos budistas tengo el hábito de quitarme los zapatos cada vez que entro a un lugar.  Eso ha forzado revisar otros hábitos: comprar calcetines nuevos con más frecuencia, asegurarme cada mañana de que estos tengan el mismo color y que no tengan rotos y  sobre todo secarme muy bien los pies después de la ducha para no lastimar el olfato de mis amigos, no hay estado meditativo, por profundo que sea, que resista el malhumor de los pies.

Así que “desocupado lector” lo invito a que se despoje de sus zapatos (si no se ha dado cuenta de la metáfora que estoy usando, bien pueda rebotar a otro rincón del internet)

Quiero decir que cambie por un momento sus hábitos y tome asiento en este Bar, Retum-Bar,  aquí nada perdura, todo se mueve y retumba

Janis Joplin decía

I feel the earth Move under my feet, y crean se siente mejor sin zapatos