Archivos para enero, 2014

Visita Al médico

Publicado: enero 28, 2014 en Uncategorized

1.

Podría escribir del amor que se cuela en las rendijas

de la noche afilada y del espeso día

Y demás pompas que acarician los poetas.

Pero el Dr Reux me indicó: escribe de tu pathos

También rezuman  poesía la dispepsia y el flato

La ira del Colon que parece huir por el Coxis

La micción inconstante a veces galones a veces gotas

Mi flora intestinal asombraría a Celestino Mutis

Podría escribir un tratado botánico de mis visceras

2.

Supositorio: palabra hermosa, mezcla de oratorio y suposición

¿Hará caber esa bello vocablo por el ojal desnudo?

Doctor!  me rehuso a acabar mis días de inocencia en sus manos

Todo por hacer del cuerpo. ¿Hacer del cuerpo qué, un templo sacro?

Si es un templo, mi cuerpo sería una mezquita invadida, la acrópolis en ruina

Hacer del cuerpo, un poema, inacabado, imperfecto

Esta bien empuje el artefacto mientras  imagino los jardines perdidos

En este palacio sellado por la infame y obstinada astricción.

3.

Doctor, no recuerdo cuándo fue la última vez que ir al lavabo

No significó ponerme en posición de batalla

Ya sea para contener caudalosas disenterías

O  para pujar más que en infinita subasta.

Tampoco recuerdo cuando una cena

No significó para mí la visita a los intestinos infiernos

Ni cuando tuve sexo sin temores o amé con el cuerpo

Pero mi animal de compañía, mi incondicional perrito

Lo sacaba de paseo y hacía deposiciones de alfarero

Corría feliz y  montaba a hembras y machitos

Y después de beber y comer dormía plácido en cualquier sitio

¿Cómo podía realizar una felicidad tan perfecta y desnuda?

Sin comprenderlo abri la puerta y le dije “ve con dios”

Además de indigesto estoy solo, rumiando en mi cóncavo vacío

Y él ahora libre, sin amo. no necesita nada,  ni a mi

Yo en cambio necesito un largo recetario de remedios para intentar vivir.

Anuncios

Dualidad de los treinta años

Publicado: enero 27, 2014 en Uncategorized

Treinta años llueven sobre mi tejado
Las Quejumbres de mi adultez son varias:
Insatisfecho por saberme desunido
Insomne por no poder unirme con la noche
Impotente al no poder unirme a la semilla
Inapetente si no me uno a la abundancia
Intolerante a la lactosa y los adioses.
Treinta años de saludable cobardía

Habana

Publicado: enero 24, 2014 en Uncategorized

En las ciudades de mujeres sin edad
Hay Boleros que mienten quizás, quizás, quizás
Viejas mujeres y plazas con insomnios centenarios
Bailarinas y luces levitan sobre el barro
En las Ciudades de niñas que besan sin amar