Las cosas necesitan respirar (fragmento)

Publicado: septiembre 22, 2013 en Narrativa, Uncategorized
Etiquetas:, , , ,

Después de haber visto “Psicosis”  cualquier hotel de Carretera era  para nosotros el de Norman Bates.  En especial aquel hospedaje a las afueras de Sogamoso donde pernoctamos dos noches.  “Los cristales” curioso nombre para una casa  con tan pocas ventanas. Yo había conducido durante todo el día así que agradecí  la superficie blanda de la cama para estirarme y dormir.  Aley abrio su equipaje y empezó a ordenar su ropa en silencio; cuando llegaba a un sitio nuevo acostumbraba  a sacar objetos del bolso y ponerlos encima de las mesas, era un gesto muy suyo desplegar sus cosas e instalarse en cada lugar de paso. “Para qué si sólo vamos a estar dos días”  le dije. “No me gusta que mis cosas estén encerradas en una maleta,  las cosas necesitan respirar”

Screen Shot 2013-09-22 at 4.11.06 PM

Sogamoso no tenía en ese entonces ningún interés turístico, estábamos ahí por otras razones.  Yo  seguía a Aley a donde fuera. Estaba enamorado.  Nunca supe con certeza por qué razón era mi novia, ni siquiera si eramos novios. Me dejaba besarla y hacíamos el amor a tal punto de hacerme creer que era un buen amante. Sobre todo lo haciamos en hoteles de carretera.

Hacía su tesis de maestria en estudios culturales sobre ” La balada romántica de los años 70s y 80s” y su trabajo de campo consistía en perseguir  a los cantautores de esa época, algunos ya retirados, otros todavía en frenética actividad musical, cantando con balas de oxigeno sobre escenarios de ciudades intermedias. Era un trabajo tan arduo como el de un cazafantasmas. En aquella ocasión le seguíamos los pasos a Nicola Di Bari, el último romántico, invitado por la Secretaría de Cultura de Sogamoso. Daría un concierto en el Coliseo de la Ciudad y al día siguiente nos concedería una entrevista.

Siempre me considere un tipo ridiculamente romántico, anacrónico sentimental, así que conocer a Nicola di Bari me producía curiosidad, además siempre había simpatizado con los italianos. Me dormí escuchando el sonido de la ducha , pensando en el anciano cantante caminando en la remota ciudad Boyacense.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s