De Boyacá en los campos
Con cada espiga un héroe……

Screen Shot 2013-08-23 at 8.49.10 AMCuarto día del Paro Nacional Campesino, qué puede decir un ratón de ciudad, como yo, saboreando el queso que logré arrancarle al letal mata-ratas que algun día se quedará con mi cabeza. Como en la Fábula de Esopo, vivo rodeado de  sabores y olores artificiales de yucas. platanos y  papas de plástico. Rodeado también de amenazas invisibles, me espera la enfermedad y la lenta  deformación de mis genes.

Al ratón de ciudad le tienden trampas, como el salario, como el jornal, como la propiedad horizontal.  A veces no quiero ser un ratón en esta ciudad.

De mi barrio de obreros en corbata, qué lejos queda todo, qué lejos Tunja, qué lejos Duitama, qué inverosimil el Catatumbo. Para mis vecinos el alimento es lo que  encuentran en los frigoríficos del Carulla  y no la lucha de los hombres entre la lluvia y las cosechas. Para sus hijos es más real la papa con forma de dedo del MacDonalds que el tubérculo que las manos de un hombre arrancó de la tierra.

El campesino colombiano no sólo tiene que conjurar la sequía o el mal tiempo. La plaga más terrible que lo amenaza es la de millones de ratones de ciudad y las ratas que los gobiernan

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s